El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@

Practicar inglés en familia este verano: ¡si hay maneras divertidas!

Ya no hay que debatirnos entre dejar que disfruten sin hacer nada, y el miedo a que no recuerden lo aprendido, […]

Ya no hay que debatirnos entre dejar que disfruten sin hacer nada, y el miedo a que no recuerden lo aprendido, porque pueden practicar inglés sin aburrirse

¡Hay que practicar! Porque es verdad, el cerebro es un músculo, y por ende también  necesita que ejercitemos para mantenerse en plena forma. De no hacerlo, corremos el riesgo de dejar escapar aquello que no ha terminado de fijarse adecuadamente en su «disco duro».

Te puede interesar: 5 aplicaciones para que los chiquillos se recreen y aprendan este verano

Este puede ser el caso en cualquier materia, pero se hace especialmente más evidente con los idiomas: si no nos ponemos a practicar es muy fácil perder fluidez lingüística, gramatical y vocabulario.

No obstante, también es necesario desconectar y oxigenarse durante estos meses de descanso, para así lograr generar de nuevo la energía que nos hará falta en el siguiente curso.

Es por este motivo que los especialistas en educación infantil de Lingokids, la app de inglés para niños,sugieren no agobiar a los niños con tediosas tareas de repasosino valerse de otras estrategias que les permitan practicar y recordar lo aprendido de manera divertida, con la percepción de estar jugando en familia.

Estas son algunas de sus sugerencias, reseñadas por el diario ABC:

Largas sobremesas de verano

es importante aprovechar la ocasión para hablar con nuestros hijos en inglés. Podemos proponer que cada miembro de la familia cuente una historia o algo que le haya pasado ese día.

De ese modo iremos “soltando la lengua”  y poco a poco perderemos la vergüenza a hablar el idioma, sin preocuparnos por equivocarnos, incluso sirve para comenzar a hablar en público. 

Tardes de piscina:

Entre remojón y remojón, podemos jugar de todo hablando en inglés: a las cartas, al veo-veo, al parchís o incluso a adivinar formas debajo del agua. En ese escenario todo resultará más estimulante.

Paseos por la playa:

Aprovechemos el increíble y necesario tiempo en familia que te da el tiempo de vacaciones y relajados comenzar a nombrar todo lo que vemos en ese contexto. Allí podemos no solo repasar, sino también ampliar nuestro vocabulario al aprender de los otros miembros de la familia.

Noche de peli y palomitas:

Que sean los pequeños quienes elijan la película que quieren ver; y que sea en inglés, aunque puede ser con subtítulos en español. Al terminar la pueden comentar y explicar qué escenas les gustaron más y cuáles no.

Escapada cultural: 

Otra forma divertida y diferente de practicar inglés en verano es elegir entre todos un plan cultural: visitar un museo, una zona monumental, una exhibición… y cada uno se encarga de contar en inglés algo interesante sobre ese lugar. Otra opción es visitar los teatros infantiles o cuentacuentos en versión inglesa, donde además de practicar podemos afinar el oído.

Manualidades en familia:

Siempre son muy recurridas en esas horas en las que el calor aprieta y no se puede salir de casa. Es algo que a los infantes de cualquier edad les entretiene mucho, y se puede repasar el vocabulario de los materiales, las formas y los colores, concluyó el antedicho diario.

15 julio, 2019

Ya no hay que debatirnos entre dejar que disfruten sin hacer nada, y el miedo a que no recuerden lo aprendido, porque pueden practicar inglés sin aburrirse

¡Hay que practicar! Porque es verdad, el cerebro es un músculo, y por ende también  necesita que ejercitemos para mantenerse en plena forma. De no hacerlo, corremos el riesgo de dejar escapar aquello que no ha terminado de fijarse adecuadamente en su «disco duro».

Te puede interesar: 5 aplicaciones para que los chiquillos se recreen y aprendan este verano

Este puede ser el caso en cualquier materia, pero se hace especialmente más evidente con los idiomas: si no nos ponemos a practicar es muy fácil perder fluidez lingüística, gramatical y vocabulario.

No obstante, también es necesario desconectar y oxigenarse durante estos meses de descanso, para así lograr generar de nuevo la energía que nos hará falta en el siguiente curso.

Es por este motivo que los especialistas en educación infantil de Lingokids, la app de inglés para niños,sugieren no agobiar a los niños con tediosas tareas de repasosino valerse de otras estrategias que les permitan practicar y recordar lo aprendido de manera divertida, con la percepción de estar jugando en familia.

Estas son algunas de sus sugerencias, reseñadas por el diario ABC:

Largas sobremesas de verano

es importante aprovechar la ocasión para hablar con nuestros hijos en inglés. Podemos proponer que cada miembro de la familia cuente una historia o algo que le haya pasado ese día.

De ese modo iremos “soltando la lengua”  y poco a poco perderemos la vergüenza a hablar el idioma, sin preocuparnos por equivocarnos, incluso sirve para comenzar a hablar en público. 

Tardes de piscina:

Entre remojón y remojón, podemos jugar de todo hablando en inglés: a las cartas, al veo-veo, al parchís o incluso a adivinar formas debajo del agua. En ese escenario todo resultará más estimulante.

Paseos por la playa:

Aprovechemos el increíble y necesario tiempo en familia que te da el tiempo de vacaciones y relajados comenzar a nombrar todo lo que vemos en ese contexto. Allí podemos no solo repasar, sino también ampliar nuestro vocabulario al aprender de los otros miembros de la familia.

Noche de peli y palomitas:

Que sean los pequeños quienes elijan la película que quieren ver; y que sea en inglés, aunque puede ser con subtítulos en español. Al terminar la pueden comentar y explicar qué escenas les gustaron más y cuáles no.

Escapada cultural: 

Otra forma divertida y diferente de practicar inglés en verano es elegir entre todos un plan cultural: visitar un museo, una zona monumental, una exhibición… y cada uno se encarga de contar en inglés algo interesante sobre ese lugar. Otra opción es visitar los teatros infantiles o cuentacuentos en versión inglesa, donde además de practicar podemos afinar el oído.

Manualidades en familia:

Siempre son muy recurridas en esas horas en las que el calor aprieta y no se puede salir de casa. Es algo que a los infantes de cualquier edad les entretiene mucho, y se puede repasar el vocabulario de los materiales, las formas y los colores, concluyó el antedicho diario.

Sugerencias
¿Qué hacer para despegar a los niños de las pantallas?

Es común ver que los infantes se resistan a que los padres vean qué está haciendo, la irregularidad en el […]

Tres recetas fáciles con aguacate para las “escapadas” a la playa

Elecciones deliciosas, nutritivas y sencillas con aguacate para no permanecer en la rutina de los mismos platos de siempre Si […]

El cigarro electrónico no es seguro, de acuerdo a los neumónologos

Una de las razones de mayor peso para afirmar que el cigarro electrónico no es seguro, es que tiene la […]

Este verano te damos las claves para prevenir cistitis

Si tomas mucha agua, tratas de que la zona urogenital no esté húmeda, y evitas los jabones aromatizados, podrás prevenir […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *