El único periódico de noticias solidarias y del tercer sector

@

¿Qué hacer frente al maltrato infantil?

La Fundación de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR) publicó una guía que te permitirá saber cómo actuar […]

La Fundación de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR) publicó una guía que te permitirá saber cómo actuar si se sospecha o detecta que un menor está en situación de riesgo

Puede ser, entre otras cosas, por desamparo, abusos o acoso escolar. En la guía encontrarás qué recursos existen para estos casos.

Alrededor de 1.200 llamadas atiende a diario la fundación de las que al menos tres responden a casos muy graves que requieren de algún tipo de intervención.

En una serie de ítems se explican las pautas que deben seguirse tanto en el entorno familiar como en el escolar y en cualquier otro en el que se desenvuelva para actuar a tiempo y así evitar la situación de desprotección y riesgo, publicó el portal de noticias Europa Press.

Te puede interesar:
Aumentó 8% el número de niños sin el cuidado de sus padres, alertó Aldeas Infantiles

Uno de los más importantes es actuar con urgencia y no esperar porque las primeras horas “pueden ser decisivas para salvar la vida de un niño o niña o evitar la exposición a una nueva situación de maltrato”.

Las primeras horas son decisivas para salvar una vida

La organización enfatizó que existe la obligación legal de no inhibirse ante un caso como este: “todo adulto conocedor de una situación de riesgo a un menor de edad está obligado por ley a dar traslado a las autoridades competentes, además de prestar auxilio inmediato”.

Por lo tanto, la fundación ANAR ha elaborado la siguiente guía:

– Llamar al Teléfono ANAR de la Familia y los Centros Escolares (600 50 51 52) o escribir al Chat ANAR ante cualquier sospecha de una situación en que un menor de edad puede estar en riesgo.

– Ambos servicios son anónimos y confidenciales y atendidos por orientadores psicólogos, apoyados por abogados y trabajadores sociales. No hay que tener miedo de contarlo.

– No esperar para actuar. Las primeras horas pueden ser decisivas para salvar la vida de un niño/a o evitar la exposición a una nueva situación de maltrato.

– Recabar información que permita identificar el riesgo real en el que se encuentra el menor y, llegado el caso, poder trasladarlo a los organismo competentes para que actúen cuanto antes.

– Cada caso es único. Quien lo detecte debe describir lo mejor posible la situación que padece el menor porque es determinante para identificar la – Cada caso es único. Quien lo detecte debe describir lo mejor posible la situación que padece el menor porque es determinante para identificar la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o a Emergencias 112.

– Si el menor está con la persona que ha detectado el peligro, esta debe evitar que regrese con su agresor.

– Si el menor está en la calle, intentar que permanezca en un lugar público determinado, cafetería, tienda, etc, hasta que la ayuda de los organismos competentes de su seguridad, se haga efectiva.

– Obligación legal de actuar. Todo adulto conocedor de una situación de riesgo a un menor está obligado por ley a dar traslado a las autoridades competentes y a prestar auxilio inmediato.

 – Ponerse en su lugar. Si un adulto tiene miedo a intervenir por las posibles represalias, un niño o niña mucho más.

25 marzo, 2019

La Fundación de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR) publicó una guía que te permitirá saber cómo actuar si se sospecha o detecta que un menor está en situación de riesgo

Puede ser, entre otras cosas, por desamparo, abusos o acoso escolar. En la guía encontrarás qué recursos existen para estos casos.

Alrededor de 1.200 llamadas atiende a diario la fundación de las que al menos tres responden a casos muy graves que requieren de algún tipo de intervención.

En una serie de ítems se explican las pautas que deben seguirse tanto en el entorno familiar como en el escolar y en cualquier otro en el que se desenvuelva para actuar a tiempo y así evitar la situación de desprotección y riesgo, publicó el portal de noticias Europa Press.

Te puede interesar:
Aumentó 8% el número de niños sin el cuidado de sus padres, alertó Aldeas Infantiles

Uno de los más importantes es actuar con urgencia y no esperar porque las primeras horas “pueden ser decisivas para salvar la vida de un niño o niña o evitar la exposición a una nueva situación de maltrato”.

Las primeras horas son decisivas para salvar una vida

La organización enfatizó que existe la obligación legal de no inhibirse ante un caso como este: “todo adulto conocedor de una situación de riesgo a un menor de edad está obligado por ley a dar traslado a las autoridades competentes, además de prestar auxilio inmediato”.

Por lo tanto, la fundación ANAR ha elaborado la siguiente guía:

– Llamar al Teléfono ANAR de la Familia y los Centros Escolares (600 50 51 52) o escribir al Chat ANAR ante cualquier sospecha de una situación en que un menor de edad puede estar en riesgo.

– Ambos servicios son anónimos y confidenciales y atendidos por orientadores psicólogos, apoyados por abogados y trabajadores sociales. No hay que tener miedo de contarlo.

– No esperar para actuar. Las primeras horas pueden ser decisivas para salvar la vida de un niño/a o evitar la exposición a una nueva situación de maltrato.

– Recabar información que permita identificar el riesgo real en el que se encuentra el menor y, llegado el caso, poder trasladarlo a los organismo competentes para que actúen cuanto antes.

– Cada caso es único. Quien lo detecte debe describir lo mejor posible la situación que padece el menor porque es determinante para identificar la – Cada caso es único. Quien lo detecte debe describir lo mejor posible la situación que padece el menor porque es determinante para identificar la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o a Emergencias 112.

– Si el menor está con la persona que ha detectado el peligro, esta debe evitar que regrese con su agresor.

– Si el menor está en la calle, intentar que permanezca en un lugar público determinado, cafetería, tienda, etc, hasta que la ayuda de los organismos competentes de su seguridad, se haga efectiva.

– Obligación legal de actuar. Todo adulto conocedor de una situación de riesgo a un menor está obligado por ley a dar traslado a las autoridades competentes y a prestar auxilio inmediato.

 – Ponerse en su lugar. Si un adulto tiene miedo a intervenir por las posibles represalias, un niño o niña mucho más.

Sugerencias
Practicar inglés en familia este verano: ¡si hay maneras divertidas!

Ya no hay que debatirnos entre dejar que disfruten sin hacer nada, y el miedo a que no recuerden lo aprendido, […]

Viajar sin algún destino

Un nuevo modelo de viaje en el que quien compra “la experiencia paquetizada”, solo debe hacer eso: viajar, y vivir […]

Adolescentes duermen mejor si hacen ejercicio

Alrededor del 80 por ciento de los jóvenes adolescentes duermen menos de las horas recomendadas por los expertos Lo poco […]

El café que te ayuda a combatir tu celulitis

Sus ingredientes principales son el colágeno, diente de león y cromo. Estas cápsulas que actúan contra la celulitis, actúan como […]

Discusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *